sábado, 30 de mayo de 2009

ALIMENTO DEL ÁNIMO

Creo que las letras, en general, bien sea en forma de poesía, de novela, de ensayo, de cómic..me han acompañado siempre..las palabras como alimento del ánimo. Hubo una larga época en que el dolor era tan grande que soportarlo era una lucha constante..me refugié en los libros. Un día entré en un supermercado y allí estaba esperando..inherente a mi estado de ánimo me acompañó generosamente..el librito se llamaba "El ángel agotado", su autora: María Elena Cruz Varela.

Mira. David.
Cómo se encrespan los últimos corceles de la tarde.
Cómo se insubordinan.
Cómo aclaman triunfantes las voraces trompetas.
Pero ya no recuerdo cómo llegan las cosas a nombrarse.
Pero es que ya no sé.
Se me pudren de infamia las prendas de ir viviendo.
Y soy un ángel más.
Un ángel que se agota. En la corte agotada de los ángeles.
Mira. David.
Cómo se agitan los corceles finales.
Cómo acuden al grito triunfal de la trompeta.
Anuncian que hay que huir. No importa a dónde.
No importa a qué país de miniaturas.
No importa a qué proyecto.
O espejismo. Yo sólo quiero huir.
Evadir los escombros del íntimo desastre.
Si pudiera negarles el don de la palabra.
Es que han mentido tanto.
Nos traicionaron tanto. La esperanza es tan frágil
Es tan frágil la tierra prometida.
Los ángeles se exilian en bandadas.
Renuncian al instante de las revelaciones:
nos han mentido tanto.
Y soy un ángel roto dejándose rodar por las alcantarillas.
El agua inmunda es sólo
una verdad viciada entre tanta mentira.
Migajas. Sólo nombro migajas. Es muy serio
cumplir treinta y siete años. Y ser un ángel roto.
Violento de llorar en la vigilia.

EL ÁNGEL CAÍDO. María Elena Cruz Varela.

1 comentario:

  1. No sé si darme por aludido, pero la verdad es que me encanta. Gracias por este blog QUE DEBE SEGUIR.

    ResponderEliminar