sábado, 29 de agosto de 2009

DE LESBIANAS..O DE MUJERES QUE AMAN MUJERES


No sé qué año transcurrría, pero en mi afán de recorrido por los pasillos de la biblioteca de siempre, que ahora, no sé por qué, imagino como "el cementerio de los libros olvidados" (deformación lectora podríamos llamarlo, ejem..),me asaltó en una de las estanterías una portada llena de letras sueltas que en un principio parecían huérfanas, pero al tenerla en las manos se leía algo así como:
"Andrea cometió dos equivocaciones: desnudarse en los brazos de un
hombre y permitir que él le presentara a su mujer.."
, el autor era un señor, el libro era una historia de amor entre mujeres y decidí que este tipo de historia escrita por un ídem, algo muy poco habitual, había que leerla. Y me encontré con una historia de amor, como otra cualquiera, que diría Lucía, el amor universal, con la presión particular de una sociedad acechante y llena de prejuicios, contada desde el respeto y el conocimiento demandano por el autor a determinados colectivos, como él mismo reconoce.

Dice el escritor en alguna entrevista posterior que el amor ya es difícil de por sí, lo que él hace es intensificar este aspecto desde la marginación o clandestinidad añadida, y manifiesta su deseo de lectura por parte de ambos géneros, aunque comprende que sea mayoritariamente femenina. Corroboro esta opinión y recomiendo su lectura a cualquiera que haya amado, a los que como yo estén colmados de veranos y risas..y si se me permite la pedantería, a cualquiera que disfrute con una novela bien escrita.

El libro, para ser exactos, comienza así:

SI TÚ SUPIERAS

"Que no existen veranos sin tu risa
ni risas en el mundo más que las que tu piel devuelve."
Carmen Moreno
(Melodía para una piel en ciernes)

Si tú supieras. Antonio Gómez Rufo(1997)

jueves, 20 de agosto de 2009

TEORIA DEL ESPERPENTO Y GÉNEROS DE TERROR




El esperpento habla de lo grotesco, sustituyendo realidad por deformidad, denunciando injusticias sociales y otras crueldades, resaltando lo ridículo, lo feo, lo absurdo, habla de situarse encima de los personajes y verles cual títere, presa de los hilos manejados..


Esta semana podíamos leer o escuchar en el mismo noticiero que se pone una querella a una empresa porque se pretende el despido de dos personas de las cuales se averigua su relación sentimental después de una presunta lectura de sus correos electrónicos, la intromisión en la vida personal de uno por parte de alguien ajeno a ella, ¿se creerán dueños de los hilos?, seguro que una gran mayoría no se lleva las manos a la cabeza por este hecho;pues bien, otra noticia hablaba de la muerte de un menor en un pueblo de navarra en el transcurso de un encierro durante las fiestas, parece ser que dichas celebraciones se suspendieron, eso sí, después del entierro se reanudaron, se vé que tampoco se llevaron las manos a la cabeza una mayoría..

Una reflexión que plantea la creación esperpéntica es si se trata de una imagen deformada de la realidad, o si se trata de la imagen fiel de una realidad deforme, creo que por desgracia en estos dos casos está claro.
Al hilo del esperpento me ha venido a la memoria un artículo de Millás que recomiendo encarecidamente..sobre Géneros de Terror( y manejo de hilos)..brrrrrr..vivimos una sociedad de miedooo

EL CONFORMISMO Y LA RUTINA NUNCA FUERON NI NUNCA SERÁN DE COLOR ROJO




Indagando en poesía femenina me doy de bruces con esta poeta, mejor que poetisa, argentina. Con frases como la que da título a esta entrada y titulares como los que enarbolan determinados periódicos en días como hoy apetece mostrarla.
María García nació el 6 de abril del 1974 en Godoy Cruz, Mendoza. Empezó a escribir a los 16 años. No tiene estudios terciarios ni premios por su obra pero puede fumar con el pie. El libro "Un sexo, el sexo", se publicó en 2004.
UNA POESÍA:

Rojo
Semáforo en rojo: pare, peligro de choque. Rojos globos rojos. Rojo de la sangre salpicada en la pared y rojo de la pasión y de la desgracia. Rosas rojas.
Profundo carmesí de tus labios de puta, puta porque hacés lo que sentís, carmesí, colorado o rojo. Rojo sandía rota esparcido en las calles de Lima o Bogotá, rojo bombero que combate las llamas rojizas del fuego.
Rojo comunista, rojo socialista y rojinegro anarquista; martillos y yunques al rojo vivo de la fragua.
Sangre azul que es roja y sangre proletaria que también lo es, es roja y es sangre del color anarquista o comunista en los monoblocks de Buenos Aires o Glasgow.
La cruz roja sobre las heridas de un choque.
La lava se escurre por la ladera del volcán. Color grana a 1000 grados, o más. Los ojos rojos de tanto llorar, de mucho fumar o de poco dormir.
Cuando las mujeres se pintan los labios de color carmín no hay paz ni tregua. Carmín y colorete.
La Argentina limita al sur con el río Colorado, un río que no se ríe, sino que se pone rojo de vergüenza.
El conformismo y la rutina nunca fueron ni nunca serán de color rojo. Granadas de pulpa granate. Zona roja. Cuentas en rojo, boletín igual. Rojo sangre de toro herido o de hembra con su hemorragia.
Es un hecho...todo lo rojo...es peligroso.
UNA FRASE:

No hay nada como cuando amor rima con sexo, como dice Gelen, como saber, sentir y probar al mismo tiempo, como el erotismo dentro del amor, como dice Anaïs Nin, mi querida Anaïs. Lo demás son cuentos, algunos buenos, es verdad, pero cuentos al fin.

sábado, 8 de agosto de 2009

SI FUESE MUJER








Ignorando analogías del tipo: mujer-blasfemia-infierno..si fuese mujer..sin más..


¿Y si dios fuera mujer?

¿Y si dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay dios mío, dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.
Mario Benedetti.