sábado, 19 de septiembre de 2009

TRABAJAR EN LA NAVIDAD.

Hoy he estado con mi ahijada, que nada más verme vino a apoyar su cabecita en mi hombro para decirme lo mucho que le dolía la barriga, luego descubrí que el dolor tenía más que ver con no querer comerse la merienda que con otra cosa..el caso es que al ver esa carita de angelito que se le pone con la mimitis recordé una conversación que tuvimos hará ya un par de años por teléfono, ella tendría cuatro como mucho, y era por esas fechas televisivamente felices. Por aquel entonces yo trabajaba un poco más lejos de su ciudad y me dijo: -madrina, ¿vas a venir?,- no puedo, le dije,-¿ por qué?, dijo ella, -porque tengo que trabajar, - ¿y te gusta? me dijo, -no sé..dije yo, -entonces por qué no te vas a trabajar a la navidad?, -¿¿¿a dónde, cariño???,-a la navidad, que es bonita, madrina..y me la hubiera comido a besos, exactamente igual que esta tarde, cuando apoyaba su cabeza en mi hombro..

NO VOLVERÉ A SER JOVEN
Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.
Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.
Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.
Jaime Gil de Biedma. Poemas póstumos(1968)
He aprovechado la entrada para poner este que la vida iba en serio de Gil de Biedma porque es uno de sus mejores poemas y a mí me encanta, deseando que mi ahijada y sus contemporáneos lo descubran a su debido tiempo y disfruten durante el mayor tiempo posible de esa navidad permanente.

1 comentario:

  1. Ese poema por más que lo leamos cuando jóvenes sólo alcanzamos su verdadero significado a la edad de la madurez cuando atisbamos la muerte más cerca.. esa es nuestra tragedía y en cierta forma, nuestra grandeza..saludos.

    ResponderEliminar