miércoles, 12 de mayo de 2010

SOMOS LO QUE HEMOS PERDIDO

Leí una entrevista en no sé qué periódico de un autor de no sé qué obra..espero sepa disculparme, pero esta memoria mía es cada vez más reciente..instantánea, diría yo..el caso es que le preguntaban acerca de esta frase que aparece en la citada obra dramática y él respondía que sí, que somos lo que hemos perdido..la suma de nuestros fracasos..y de nuestros éxitos, añadiría yo..y lo que hemos ido encontrando..el caso es que la frase resultó una casualidad, porque cuando en por supuesto no recuerdo qué lugar, dieron lectura a la obra, la chica que lo hacía leyó "somos lo que hemos perdido" en lugar de "somos los que hemos perdido", con tal acierto que la frase se reconvirtió debido a su éxito y yo misma me apropié de ella debido a la magia de las palabras en conjunción.

En el día de la madre, la madre fue a misa, como todos los domingos, llegó para rematar la comida que había dejado medianamente preparada, recibió al padre en la cocina, que la saludaría con alguna queja pues él es el único que sufre, llamó a sus hijos para comer, cedió a su hijo la silla y se quedó el taburete, porque él necesita el respaldo, él lo agradeció con una mención al crujido de la misma diciendo que tiene que comprar sillas nuevas, a lo que ella responde que esa es la única que cruje..y porque ella la ha pegado y normalmente sólo se sienta ella para que nadie se vaya a caer..luego sirvió la comida a alguno de la mesa..sugirió a su hijo que comiese un poco más..y que intentase hacerlo un poco más despacio, a ver si esa era la causa de que se le hiciese un nudo en la garganta..cosa de la que él se quejaba sin cesar..y quizás así haría menos ruído..él la mira encolerizado y le grita..y la hija entra al trapo..como años atrás..que por favor, que mamá no pretendía hacerle daño..y él muy nervioso..y ella explicando lo obvio..y mira qué hay encima de la mesa..y ve dos cuchillos..maldita memoria..y curiosa..la hija no recuerda casi nada y hay cosas que no conseguirá olvidar jamás..y se produce ese silencio incómodo..y entonces la hija se levanta y vuelve con los regalos..y le desea feliz día..y ella los abre con la ilusión de un niño ante el árbol..y se dirige al hijo que ha perdido hace años..y le pide perdón..ella le pide perdón..y la hija no puede evitar las lágrimas al mismo tiempo que quiere disimularlas..y la madre es lo que ha perdido..y yo no puedo hacer nada..


Ana Torroja. Puntos Cardinales. Te he querido tanto(1997)

4 comentarios:

  1. Somos también lo que vamos ganando con las pérdidas.. o no te levantas más fuerte después de un fracaso? Se te echaba de menos..

    ResponderEliminar
  2. Es cierto.. en mi caso hay algún golpecillo que me ha ganado la partida..pero en general, así es..encantada de volver a leerte..

    ResponderEliminar
  3. Madre, mía disminuye el tamaño de esta pantalla que eclipsa la columna derecha!

    SOMOS EL OLVIDO QUE SEREMOS

    ResponderEliminar
  4. A veeer, el listillo del que escribe que me diga cómo..ya hablaremos sobre esa videoteca tuya..jajaja..un beso, caro

    ResponderEliminar