miércoles, 10 de noviembre de 2010

CONEXIÓN..

Mientras venía hacia casa, con las manos en los bolsillos debido a los guantes olvidados..para variar..mirando las huellas que dejan las botas en el barro..observando cómo las hojas barridas por el otoño se entierran paso a paso en el amplio lodazal que la reciente lluvia ha creado en la alameda..pensaba en mis desconexiones..en esos cortes de comunicación tan necesarios en mi tiempo vital..cuando necesito salir de la ciudad..de la oficina..del entorno familiar..cuando sólo llamo lo necesario..sólo saber si están bien..no quiero oír más..cuando los amigos ya no se extrañan de las ausencias..porque ellos saben que tienen fecha..cuando no leo..cuando no contesto al teléfono..cuando no veo mi correo..cuando entro en esa vida paralela, como dice mi compañero de bohemia..en esta Vetusta que tanto nos ha unido..

Esta mañana llovía..como los tres últimos días..y la jornada se presentaba como la anterior..y la otra..el temporal amaina y la lluvia bate con menos intensidad contra las losas de piedra que cada día me llevan hacia la oficina por la ciudad vieja..informes..faxes..expedientes..sellos..compulsas..certificados..papeles y más papeles..cuando salgo hacia casa ya no llueve..y pienso que ya no tengo excusa para hacer lo que los últimos días..escudada en ese granizo que llama mi atención desde el ventanal..en el relámpago que ilumina un extraño cielo espeso y gris..haciendo uno de esos cuatro cursos on line con los que la administración ha decidido obsequiarme últimamente..calefacción en vena e infusiones a diestro y siniestro..esperando a que el vendaval cese ahí fuera..y me enfundo los vaqueros..la camisa negra de cuello mao..la chaqueta gris de punto..las botas negras hasta la rodilla..esa rara especie de gabardina negra con nido de abeja que Sara no entiende cómo he podido comprar y yo no entiendo qué es lo que no entiende..y el foulard negro que trepa por mi cuello a modo de reptil con prisas..vestida para la ocasión salgo cuando las luces de las farolas están ya a punto de encenderse..camino de la calle Bella me encuentro a dos usuarios de mi servicio y a un compañero de trabajo.. mientras hablo con el último pienso que en Madrid era otra cosa..rechazo un café de buenas maneras y me paro delante del cine para enterarme de las próximas películas que se emitirán en el ciclo..entro en la cafetería de al lado..un café con leche en vaso..bien caliente..una palmera chiquitita..me quito la gabardina de nido de abeja..me aflojo el foulard..abro el libro por la primera página..

- Pidamos pronto- dijo sin alzar la vista del menú- porque me muero de hambre.
- Sí, pidamos pronto porque me muero de amor- me oí responder mientras cerraba la carta y la dejaba sobre el mantel con gesto negligente. *

Y comencé a leer..


Quique González. Bajo la lluvia. Salitre 48(2001)
*Fragmento de La insensata geometría del amor, de Susana Guzner(2001)
Si has leído hasta aquí y te has saltado la canción..yo la escucharía..

4 comentarios:

  1. Vale, me salté la canción a la primera pero en la segunda la escuché....Una entrada muy bohemia...

    ResponderEliminar
  2. No conozco nada de esta autora.. me la recomiendas pues..?? ya sabes como soy de aguda con las críticas.. a ver si pasa por mis manos.. un beso

    ResponderEliminar
  3. grane grande grande. Y la canción del quique tambien. Un abrazo mi amiga, de este tu falsario. Yo tambien soy fan tuyo.

    www.falsario.org

    ResponderEliminar
  4. Yo también me suelo perder en mi mundo al que recurro para desintoxicame del real que en ocasiones me agobia bastante
    Besos u buen finde
    Ah! la canción me ha encantado

    ResponderEliminar