sábado, 23 de noviembre de 2013

TE TIEMBLA LA BARBILLA Y YO NO SÉ QUÉ SIGNIFICA

Te tiembla la barbilla, y yo no sé qué significa..todavía
Había dos edredones..una sábana que se comía nuestras ropas y un sólo pantalón de pijama..había una ventana hacia dentro, que nos enseñó a mirarnos..había un puzzle que se esparció en aquel colchón, sin planearlo..como el momento en sí..con las piezas perfectas..como si se hubiesen generado en la misma caja..tu mirada tenía el gris de un gato herido y el marrón del otoño que nos rescató..para entonces sobraban ya las risas..y las ganas..había un paisaje de deportes de riesgo e inmediatamente después un mar en el que había varado siempre..sin saberlo..y ahora ya no sé si eras tú la que esperaba y yo la que buscaba..o viceversa..y no siento ya la piel fuera del nudo que se formó en aquella habitacion..ni recuerdo ahora mismo el nombre de muchos más días de la semana que el de los miércoles...y no puedo saber si mi avión se caerá o seguirá su camino estable y con más fuerza..entonces..si te parece..lo vivimos..de momento..porque te miro..me pierdo..a ti te tiembla la barbilla, y yo no sé qué significa..todavía.

Quique González. Pájaros Mojados(2002). Reloj de Plata

miércoles, 6 de noviembre de 2013

VUELVE

Dicen que cuando una mariposa bate sus alas..en el otro extremo del mundo un terremoto se lo puede llevar todo sin excepción..creo que finalmente fueron varias..seguramente  una plaga de verano, que llenó los balcones de las casas de no sé sabe qué ciudad..quizás Toronto..por decir algo..quizás en el momento en que aquel niño salió a mirar qué eran aquellas alas de tantos colores que revoloteaban en las barandillas de todo el barrio..quizás se asustaron..y sonó el primer aletazo..lo demás..
Se sentaron en aquel café..dos con leche, por favor..uno de ellos descafeinado, en vaso grande, de cristal..la miró a los ojos mientras les servían lo pedido..y supo que tiraría a dar..creí que eras la más fuerte..pues te equivocaste..no lo soy..yo sólo quiero que seas la misma de hace un año..y ella está tan cansada..nota las suelas de goma clavarse a veces en las piernas..en la espalda..en los hombros..e intenta sortearlas a cada movimiento rápido..a cada tropiezo en el riñón.
Y quizás en algún momento todas aquellas mariposas se posen en mi balcón..vengan a visitarme..y esperen a que se abra mi ventana..yo..intentaré hacer el máximo ruido posible..por si vienen..por si voy..
Andrés Suárez. Moraima(2013). Vuelve