martes, 25 de marzo de 2014

HAY ALGO MÁS

El autobús marca las 23:27 cuando el sol señala el mediodía..recorre pueblo tras pueblo mientras el clima cambia al avance del kilometraje..igual que los pasajeros..hay dos italianas morenas, altas, grandes..se podría decir..una duerme contra la ventanilla mientras la que se sienta en el asiento del pasillo me enseña sus manos..grandes y morenas..como su pelo..negro y frondoso..me entretengo pensando en lo que le costará meterlo en ese gorro de lana rojo que asoma de la riñonera..uñas bien cuidadas..cuestión que me extraña pues  desde el primer momento he creído que hacen el camino de Santiago..pareciera que al revés..delante de mi, en la fila inmediata de asientos..acaba de cambiarse un chico que portaba una  bien cargada mochila..con atuendo deportivo y perfectamente engominado, decido que es jugador de fútbol del equipo local de alguno de estos pueblos castellanos..que vendrá de ver a su madre y vuelve a su grato oficio..el sol entra por la ventanilla y esbozo una sonrisa pensando que en el bolso tengo las gafas de sol..justo lo mismo que pensaba hace una hora, cuando la nieve y el cielo gris rodeaban el autocar, pero por circunstancias opuestas..el futbolista de primera regional se ha intercambiado por una chica muy morena, por su acento de algún país de Hispanoamérica, que llega con una bolsa de patatas fritas abierta en la mano, la cual apenas le deja posar el bolso de mano y la bolsa de supermercado que la acompañan..cuando lo consigue, de una manera que yo ignoro, engulle la citada bolsa e inmediatamente después introduce la mano en el bolso, de donde saca un paquete de papel aluminio que una vez abierto resulta ser un bocadillo de chorizo casero que ambienta el lugar..mientras, el autobús sigue recorriendo lugares..lento..de la misma manera que yo recorrería tu espalda..vuelvo al asiento que ocupo y deduzco que la señora se vino a trabajar a este país en un buen momento, y ahora que ya no lo es tanto..le salen trabajillos fuera de Madrid..a dónde ahora vuelve..de dónde prefiere no mover a sus hijos..pues cree que ya bastante es con que lo haga ella..y en eso estoy cuando recuerdo una entrevista de esta semana a Juan José Millás, en la que habla de la capacidad del ser humano de desdoblarse..de cómo en el metro al ver la cara de la gente sabe que como él, están fabulando..como yo en este momento..habla  de su nueva novela..dice que habla del amor auténtico..del aquel que se enamora de lo que no se hace..me quedo pensando la frase..vuelvo a tu espalda..y a qué hay en ti..que me cura tanto..en ese algo más..ahora tan cerca.

Andrés Suárez. Cuando vuelva la marea (2011). Hay algo más

No hay comentarios:

Publicar un comentario